Uruguay sigue con alta tasa de suicidios.

Se recuerda en esta jornada el  Día Nacional de Prevención del Suicidio el Ministerio de Salud Pública y la Administración de Servicios de Salud del Estado, la ocasión fue propicia para que se dieran a conocer  las cifras de Uruguay en 2018.

De la cifra se desprende que los datos sobre suicidios del año pasado no registraron grandes variaciones respecto a anteriores y que la problemática se situó, en 2018, en una tasa de 20,25 casos por cada 100.000 habitantes.

En nuestro País tenemos un promedio de 700 suicidios anuales, según el aporte que hace la ONG Último Recurso, organización esta que es presidida por la Dra. Silvia Pelaez y que se dedica a la prevención del suicidio desde hace años, los profesionales vinculados a dicha organización aportan otros datos interesantes. Manifiestan  que por cada hecho consumado hay 10 o 12 intentos de autoeliminación.  Por cada persona que se suicida quedan entre 6 y 12 personas afectadas por ese hecho por lo cual se deduce que tenemos alrededor de 12500 personas afectadas por el tema suicidio por año en nuestro País. Cifras escalofriantes, de un tema que hasta hace poco tiempo era tabú y que hoy se trata de visibilizar para intentar prevenir.

La cifra de 700 suicidios anuales  no solo duplica el promedio mundial sino que se despega del objetivo trazado por la Organización Mundial de la Salud para 2020, estipulado en una tasa de suicidios de 10 casos cada 100.000 habitantes.

Es más, desde que comenzó el milenio Uruguay nunca bajó de 15 suicidios cada 100.000 habitantes.

«En 2018, este dato se ubicó en 20,25 por cada 100.000 habitantes, lo que representa unas 710 personas. En 2017 fue 19,64 y en 2016, 20,54. El 76,76 % de los casos implican a hombres. Entre los menores de 29 años se registró una disminución de los casos en el último año. No obstante, la problemática aumentó entre mayores de 70 años», informaron los organismos competentes.

Los expertos atribuyen distintas causas al fenómeno, entre los que se destaca la soledad, la nostalgia, el estrés y la fragilidad en los vínculos familiares o sociales.

La mayoría de estos episodios fueron registradas los miércoles y jueves entre la tarde y la noche. Los expertos también aseguran que esta problemática es prevenible y que pueden colaborar especialmente familiares, amigos, compañeros o quienes brinden servicios cotidianos a la persona en cuestión.

La Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) gestiona la Línea Vida, una opción de atención telefónica gratuita (0800 0767 o *0767) por parte de equipos especializados que trabajan para asegurar respuestas ininterrumpidas todo el año.

Solo durante 2018 esa línea recibió 2600 consultas de las cuales 400 fueron catalogadas de alto riesgo, lo que implicó «la acción inmediata del personal que atendió la comunicación y requirió la derivación al 911 o al Sistema de Atención Médica de Emergencia 105».

El 60 % de las llamadas fueron efectuadas por mujeres, en su mayoría personas de entre 20 y 40 años.

A continuación les ofrecemos la entrevista que realizamos en radio Charrúa en La verdad sea Dicha a la Dra. Silvia Pelaez de Último Recurso.

Deja un comentario