Sobre la discusión que se viene por la reforma de la Seguridad Social.

En nuestro País se está instalando de a poco por parte de los integrantes  del sistema político en general, el que es necesario una reforma de la seguridad social. Por supuesto en torno al tema, varias y diversas opiniones. La mayoría de ellas apunta a un retiro con una edad más avanzada. La discusión nos parece se centrará ahí. En España el Ministro de Seguridad Social apunta a lograr una mayor llegada de inmigrantes. Habla de 270.000 inmigrantes por año hasta el año 2050. Esto otorgaría a la Seguridad Social española el aporte de 8 millones de personas más. Algo novedosa la propuesta, impensable para nuestro País, atendiendo más que nada a que lo que hoy falta en Uruguay es trabajo, razón por la cual existen menos aportantes. En España una persona para obtener el 100% de la jubilación a los 65 años es necesario haber cotizado al menos 37 años. Si se ha cotizado menos de 37 años, la jubilación llegará a partir de los 65 años y 10 meses. Esto ahora con la reforma que se está pensando lleva que para jubilarse en la península un aportante deberá de contar con 67 años de edad y 37 de aportes. Las personas en España que se jubilan con 65 años de edad, o más, pueden contar con una pensión mínima de jubilación de 11.701,20 euros anuales si tienen cónyuge a cargo. Esto se fragmentaría en 14 pagas de 835,80 euros al mes.

Con cónyuge a no cargo, la cuantía mínima es de 9.000,60 euros anuales, lo que se representa e 642,90 euros mensuales.

Si el titular de la pensión no tiene cónyuge, se le asigna una pensión mínima de 9.483,60 euros al año o para efectos prácticos, 677,40 euros al mes.

Jubilación desde los 65 años con invalidez:

Si la persona de jubila a partir de los 65 años de edad con un incapacidad permanente reconocida, el titular podrá percibir una pensión mínima de 17.551,80 euros al año (1.253,70 euros al mes), si existe cónyuge a cargo.

Si se tiene cónyuge no a cargo, el titular recibirá un importe mínimo de 13.501,60 euros anuales (964,40 euros al mes).

Las jubilaciones mínimas en Uruguay.

Como se puede apreciar difieren bastante los montos que perciben como jubilación mínima en España con los de nuestro País. En la actualidad las pasividades mínimas se ubican en los 13557 pesos uruguayos, llevado esto a euros y para entender claramente lo que estamos explicando nos da que son 326 euros.

La propuesta española.

España precisa de la llegada de una media 270.000 inmigrantes al año hasta 2050. Algo más de 8 millones de personas de otras naciones en las próximas tres décadas que, con sus cotizaciones, garanticen las pensiones y aseguran la viabilidad de la Seguridad Social.

Son las cifras que maneja el nuevo ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, que ayer presentó estos datos en la primera reunión ministerial sobre Migración e Integración de la OCDE y en el que fue, también, el primer acto desde que tomo posesión de su nuevo cargo del mismo el pasado martes. Y en esa intervención ahondó en lo que ya explicó en el Ministerio de Trabajo: que la inmigración será uno de los pilares de sus actividad.

De hecho, el nombre completo de la cartera es Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, y no sólo porque la inmigración sea un «problema humanitario», sino también «una oportunidad para el crecimiento y para la sostenibilidad del sistema de pensiones», tal y como explicó Escrivá este viernes. «La migración contribuye al desarrollo y al bienestar de las sociedades y ayuda a superar los desafíos que pesan sobre los países o regiones de destino, como es el reto demográfico derivado del envejecimiento de la población«, ahondo el ex presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), quien ya desde su antiguo puesto apostó por la inmigración como un pilar básico para la Seguridad Social.

Por todo ello, el Gobierno está impulsando una visión integral de los movimientos migratorios, que va desde «el compromiso en la lucha contra las causas profundas de la salida de emigrantes de los lugares de origen a la plena inclusión de los emigrados en la sociedad española«, añadió.

Pero Escrivá no es, ni mucho menos, el único que reclama la necesidad de atraer mano de obra extranjera para salvar la Seguridad Social. El Fondo Monetario Internacional (FMI) también lo ha hecho de manera recurrente, aunque según sus estimaciones las cifras serían algo más reducidas: «5,5 millones de personas hasta 2050, partiendo de la base de que el 90% de esa migración se encuentra en edad de trabajar», explicaba el Fondo ya en un informe de 2018.

También el antecesor de Escrivá al frente de las pensiones, el secretario de Estado, Octavio Granado, mostró una postura similar cuando apuntó que «la llegada de extranjeros debe verse como una oportunidad de reponer la pirámide demográfica, de mantener nuestro estilo de vida», y analistas de la propia Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) han escrito en numerosas ocasiones sobre esta cuestión.

RETRASAR LA EDAD EFECTIVA DE JUBILACIÓN

En ese mismo foro, el ministro de Seguridad Social también señaló otro de las cuestiones que marcarán la imprescindible reforma que requiere el sistema: acercar la edad efectiva de jubilación a los 67 años empleando «los incentivos correctos». En su opinión, la reforma del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que eleva la edad de retiro a esos 67 años, «es un punto de partida perfecto«, según informa Efe.

Resultó llamativo, por ser algo que era totalmente inhabitual cuando estaba al frente de la AIReF, que afirmase abiertamente que, en cambio, el factor de sostenibilidad que incluye la reforma de Mariano Rajoy supone un «error», para posteriormente añadir que se va a restablecer el principio de que «el valor adquisitivo de las pensiones se mantenga y se mantenga para siempre». Y por último, y en este caso en línea con lo que ya decía en la Autoridad Fiscal, subrayó que la situación de las pensiones es «manejable» y que «no hay que generar preocupación«.

Deja un comentario