Se anunció que el próximo gobierno piensa derogar el decreto que permite la ocupación de los lugares de trabajo.

El futuro secretario de la presidencia Álvaro Delgado anunció que el gobierno que se instalara el 1º de marzo de 2020 va a derogar el decreto 165 que apoya las ocupaciones de lugares de trabajo.

En declaraciones a Brecha, Delgado adelantó que «hay que compatibilizar el derecho a huelga, que es un derecho absolutamente constitucional y legítimo, con el derecho a la propiedad y al trabajo».

El futuro jerarca dijo que este tema ya fue conversado con la cúpula del PIT-CNT y con los empleadores con los que hay «una relación fluida».

El presidente del PIT-CNT Fernando Pereira dijo que hay un encuentro pendiente con el presidente electo para los próximos días.

El decreto 165 fue aprobado en mayo de 2006, durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez.

La norma legalizó las ocupaciones de los lugares de trabajo catalogándolas como «modalidad de ejercicio del derecho de huelga».

Esto abrió el camino para zonas grises del llamado control obrero de las plantas.

Para el sector empresarial, a partir de esta norma, los sindicatos reafirman potestades que antes no estaban abiertas a las interpretaciones de turno: durante el conflicto controlan el flujo de trabajo y la maquinaria, la atención a los proveedores y puede impedir el ingreso de personal que no esté de acuerdo con las decisiones de asamblea.

Durante estos años, muchos conflictos llegaron a la justicia y se prestaron a fallos disímiles, teniendo en cuenta los jueces de turno.

Desde el 2010, organismos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sugirieron al gobierno uruguayos modificaciones normativas. La decisión de no hacer lugar a estos planteos, llevó al país a integrar una «lista negra».

El ministro de Trabajo actual Ernesto Murro había descartado un cambio de posición, y el PIT-CNT advirtió que no se darían pasos atrás en materia de conquistas laborales.

Sin embargo, durante la negociación con UPM la empresa quiso imponer cláusulas para la resolución de conflictos. Finalmente se dispuso que el Ministerio de Trabajo trasladara sus oficinas al obrador en Pueblo Centenario.

Casualmente, este jueves el CEO de UPM, Jussi Pessonen, mantuvo una reunión protocolar con Lacalle Pou,  en la que éste le garantizó «seguridad jurídica» al emprendimiento, más allá del cambio de gobierno.

CAMBIOS EN NEGOCIACIONES POR SECTOR

La llamada «coalición multicolor» se propone cambiar algunas reglas de la negociación laboral, dijo Delgado.

Se va a convocar a un consejo técnico asesor del Consejo Superior Tripartito con el fin de crear indicadores que permitan desglosar las negociaciones por sector.

Explica Delgado que «no es lo mismo un supermercado de Trinidad que uno de Montevideo y que por tanto son empresas distintas, y que deben tener cargas laborales distintas.

«Cuando hay convenios colectivos que la empresa no puede cumplir, el ministerio lo evalúa y puede haber un descuelgue, pero también tenés que ver la realidad de los sectores, y de la sociedad local».

Hasta el momento no está oficializado el nombre del ministro de Trabajo y Seguridad Social.

El principal referente de Lacalle Pou en materia laboral es Mario Arizti, a quien el presidente electo llevó a un encuentro con el PIT-CNT.

En círculos políticos se señala que Arizti sería subsecretario de Pablo Mieres, líder del Partido Independiente.

AUNQUE SE DEROGUE EL DECRETO, LA MEDIDA LA SEGUIREMOS TOMANDO DIJO EL PRESIDENTE DEL PIT-CNT.

El presidente de la central obrera manifestó que aunque se derogue el decreto que habilita las ocupaciones en los lugares de trabajo, la medida se seguirá usando si es necesario. “Aunque quieran derogar el decreto, hubo y habrá ocupaciones antes y después de ese decreto”, afirmó y explicó que los postulados de Lacalle Pou sobre el tema son ideológicos y no se basan en la realidad uruguaya.

Precisó que anualmente solo dos empresas de cada 100.000 se ocupan. “No creo que sea un tema en el que nosotros gastemos energía en pelearlo. Marcamos que es por razones ideológicas más que por contenido, ya que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) considera que lo ocupación pacífica es un derecho”, añadió.

Diferenciación

Donde, dijo, encontró algún signo de preocupación fue en la percepción que entiende es errática de que los Consejos de Salarios deben tomar en cuenta los diferentes tamaños de las empresas. “Ya toma en cuenta eso”, aseguró y ejemplificó que en el sector comercio se lauda diferente para un almacén que para un supermercado. “Parto de la base de que no se ignora, entonces, no sé qué quieren decir”, acotó.

Confianza

Pereira destacó que si bien a alguno de los futuros gobernantes los conoció este jueves, con la mayoría tiene un vínculo de décadas lo cual, entiende, facilita el diálogo más allá de las diferencias. “La confianza que se genera con el otro parte que las reuniones que son reservadas”, reveló y adelantó que hubo receptividad de avanzar en la base del diálogo.

ASTORI TRATÓ DE IGNORANTE A LACALLE POU Y ALVARO DELGADO LE RESPONDIÓ.

En el semanario Búsqueda, el ministro de Economía dijo que la transición «empezó mal» y acusó a Luis Lacalle Pou de actuar con «ignorancia y mala fe» por criticar al gobierno ante el no aumento de tarifas.

La respuesta del futuro secretario de Presidencia, Álvaro Delgado: Primero hay que ver cómo están las cosas por casa, antes de hablar del resto. Para nosotros son dos términos que están fuera de lugar y no los comparto. Sobre todo cuando quien los manifiesta es responsable de la situación fiscal de Uruguay. Estamos en un país donde el gobierno termina con esta conducción económica con casi un 5 % de déficit fiscal, este nivel de déficit fiscal hace 32 años que no existía en Uruguay. 

Álvaro Delgado criticó también el nivel de desempleo y que la inflación esté fuera del rango meta. Sin embargo, llamó a no seguir generando brechas con descalificaciones que no contribuyen a una transición ordenada.

 

Deja un comentario