Poco inteligente.

 

 

“Fulano de tal fue muy poco inteligente: en lugar de aprovechar que estaba todo el mundo en la playa y hacer política se dedicó a pasear…” fueron las palabras de un correligionario a un referente del Partido Nacional. Resulta que “fulano de tal” era el mismo que firmará al final de este artículo. Pero también, resulta que ese “fulano de tal”, tiene razones, motivos y por sobre todo, argumentos muy sólidos que detallará a continuación explicando por qué no estuvo en la playa. Desafortunadamente, ese “fulano de tal” tampoco salió a pasear, sino que se dedicó a recorrer el departamento con lo que ya estaba comprometido previamente junto a sus referentes.  

Desde el primer día que nos formamos como grupo político -en donde éramos simplemente un grupo de amigos- pedí a modo general: “descríbanme a los políticos en una sola palabra”. Los resultados eran más que previsibles, pero corroboraron el pensar que sostenía en mis pensamientos. “Ladrones”, “corruptos”, “acomodados”, “sinvergüenzas”, entre otras. Esas eran algunas de las expresiones que para aquellas personas, literalmente, describían a los “políticos”. Dos años exactos llevamos desde esa primera reunión.

Desde entonces, aquellos pocos amigos fuimos creciendo como grupo y fuimos transformándonos en un equipo. Equipo de trabajo, de amistad, de apoyo, de valores reales. Con esa base, comenzamos a diseñar el proyecto en el cual nos dedicaríamos con pasión, esfuerzo y con gran orgullo. Primero era la cuestión de formar un equipo que tuviera los valores sociales y familiares. Segundo era armar el proyecto. ¿Tercero? Aplicarlo. La base principal era una sola: ser siempre completamente transparentes, claros y directos. No prometer soluciones, sino gestiones. Ser honestos. Salir de “más de lo mismo”. Romper aquella idea conceptual que mucha gente sostiene cuando se le habla de “políticos” y que en términos sencillos fueron descriptos más arriba de esta nota.

¿Qué es ser candidato? Poniéndonos exquisitos, la Real Academia Española lo define de la siguiente manera: “Persona propuesta para un cargo, premio o distinción, aunque no lo solicite”. Si me lo preguntan a mí (hoy dirigente de un grupo político) lo definiría un poco distinto, porque en concreto y escuetamente hablando diría: “Ser candidato es ser el fiel reflejo y la cara visible de un equipo de personas que trabajan por una misma idea”. Es entonces que allí, en pocas palabras, aclaramos muchísima cosa per sé. Y si usted se sincera y piensa al respecto, pocos (por no decir ninguno) de los políticos locales suele hablar de su equipo. Cosa extraña, porque los políticos (se supone) siempre cuentan con personas atrás que aportan, que trabajan, que están comprometidas y que creen en ese líder que todo grupo político naturalmente tiene.

Dicho todo esto, cabe una realidad indudable: los líderes o candidatos tienen responsabilidades internas y externas. Siempre. Quienes estamos en esto, quienes recorremos los barrios, las localidades, casas de vecinos y demás, debemos –primero y antes que nada- ser fieles a nosotros mismos. Luego es nuestra obligación representar de la mejor manera a ese equipo de gente que está atrás del líder y acto seguido, entender y comprender las verdades de los ciudadanos. Si estamos en esto, es porque aspiramos a ser servidores públicos. Serlo no es tarea sencilla. No es salir a criticar o cuestionar a un oponente porque tomó tal o cual decisión. Es tener la dignidad, la responsabilidad y por sobre todo el compromiso de entender cual es el mejor paso y decisión para su grupo así como para la sociedad toda en su conjunto.

Lo invito a que mire nuestras redes sociales. Lo invito a que pase por la playa. Lo invito a que busque folletos que la lista 22000 haya repartido esta semana pasada. Le adelanto el resultado: no verá ninguno. ¿Acaso es porque decidimos salir a pasear en lugar de “hacer política”? En absoluto. Es por un tema de respeto. Respeto para con aquellas personas que estaban de descanso y que querían disfrutar en familia. Respeto a aquellos cristianos que transitaban la “Semana Santa”. Respeto a toda la ciudadanía la cual se encontraba en fechas especiales. Fechas de valores sociales y familiares. Como políticos debemos no solo dar un lindo discurso de unidad, de paz y fraternidad; sino que es nuestra obligación buscar esa paz y armonía social a través de la tolerancia, a través del ejemplo y por sobre todas las cosas; a través de hechos. De lo contrario, solo somos más de lo mismo que “decimos una cosa y hacemos otra”.

Decía Sir Winston Churchill: “El problema de nuestra época consiste en que los hombres no quieren ser útiles sino importantes”. Cuando vemos distintos candidatos mostrándose casi hipócritamente en la playa sanducera y en épocas que debería reinar la paz y no la grieta ideológica, es triste. Es triste porque hacer eso no une, sino por el contrario, divide. Le aseguro que, a nivel muy personal, me daba rechazo durante toda la semana abrir mis redes sociales y ver candidatos -de todos los partidos políticos por igual- haciendo propaganda, casi desesperados por quién se mostraba más y mejor. Peor, cuando se veían videos de sus militantes poco más que atragantando a los transeúntes con folletos, como si de un sorteo se tratara. Justifica pensar: “¿quieren aportar a la sociedad realmente o solo pretenden mostrarse para parecer importantes?”. Verdad. La lista 22000 no hizo propaganda alguna. No se mostró en la playa. No estuvo en la feria. Pero no por poca inteligencia, sino porque sabemos respetar a la sociedad. Ese es el primer deber de todo grupo político: saber respetar a su comunidad y ser tolerantes con toda la gente por igual. Pasada la “Semana Santa” o “Semana de Turismo” entonces sí comenzaremos a hacer la campaña como corresponde y entonces sí nos verán en distintos puntos de Paysandú. Anunciamos y cumplimos que política masiva, en una semana especial como la que pasó, no íbamos a hacer. El punto es simple. Hechos y no palabras. Lástima que para algunos candidatos solo fui “poco inteligente”.  

 

Miguel A. Baccaro

Dirigente lista 22000 – Batllistas

Partido Colorado

 

Deja un comentario