Organizaciones sociales se movilizaron en varios puntos de Argentina reclamando que se declare la emergencia alimentaria.

Distintas organizaciones sociales llevan adelante una jornada de protestas y movilizaciones en distintos puntos de la República Argentina, con una agenda de reclamos basada en la declaración de la emergencia alimentaria en la Argentina. En la Ciudad de Buenos Aires se encuentra cortada la avenida 9 de Julio, y los manifestantes anunciaron que mantendrán el acampe durante toda la noche.

Desde temprano, diversos movimientos sociales, políticos y sindicales se movilizaron para visibilizar el impacto de la crisis económica y la fuerte devaluación, en los sectores más vulnerables de la sociedad. Entre los reclamos, las agrupaciones piden que el Gobierno declare la emergencia alimentaria y un incremento en los recursos destinados a comedores escolares y merenderos barriales.

En la ciudad de Buenos Aires, el foco principal de las protestas se da en inmediaciones del Ministerio de Desarrollo Social. Allí una gran cantidad de manifestantes se encuentran cortando la avenida 9 de Julio desde hace algunas horas y adelantaron que realizarán un acampe total durante toda la noche, en la espera de que haya respuestas por parte del Gobierno Nacional.

Por su parte, otro grupo de manifestantes se dirigió hacia el Congreso de la Nación, donde las agrupaciones fueron recibidas por distintos diputaods de la oposición. En ese encuentro, los legisladores instaron al presidente Mauricio Macri  a declarar la emergencia por decreto, y advirtieron que, de no tener respuestas, realizarán una sesión para aprobar un proyecto de ley.

De la audiencia en el Congreso participó el líder de la CTEP, Juan Grabois, quien apuntó contra el Gobierno: “Sería mejor que el presidente lo saque por decreto. Si tiene tiempo para firmar decretos para importar basura, quitándole el trabajo a cartoneros, entonces que firme un decreto para la emergencia alimentaria porque el hambre no puede esperar”.

Previo a la jornada de protestas, las organizaciones sociales elaboraron un documento en conjunto, donde aseguraron que la movilización se da producto de la difícil situación que están viviendo los sectores más vulnerables de la sociedad: “Nunca jugamos a la desestabilización política, pero tampoco vamos a quedarnos callados frente a los atropellos sociales en un contexto de urgencias”.

“Los movimientos populares hemos sido perseguidos y demonizados en incontables ocasiones por este gobierno, aunque los funcionarios que interactúan con nosotros saben perfectamente que, en el trabajo, la organización y la lucha, siempre buscamos garantizar los derechos sociales y la convivencia democrática en nuestro país”, expresaron las distintas agrupaciones.

Deja un comentario