Los hombres se sienten más estresados y las mujeres tienen mayor incertidumbre a causa de la pandemia.

Según una encuentra de la consultora Nómade, más de siete personas de cada diez se sintieron abatidas por sentimientos negativos durante el año 2020. Entre ellos incertidumbre fue la emoción que más predominó (29,5%), seguido por estrés (21,0%), angustia (12,8%) impotencia (9,4%), y miedo (1,9%). Solo un 17% de la población logró mantener la calma y la esperanza en el contexto de pandemia por covid-19.

En lo que al género respecta, la incertidumbre se presenta con mayor incidencia entre las mujeres, 32,4% respecto a 26% en varones, y el estrés resulta más frecuente entre los varones, que representó al 24,5% respecto a 18,2% en mujeres.

La socióloga y coordinadora de la consultora Nómade, Daiana Viera analizó estos temas en radio Carve.

Asimismo, mientras la angustia fue el segundo estado emocional más repetido entre las mujeres, dos de cada diez, en los varones ocupó el séptimo lugar apenas declarado por casi una de cada veinte.

Además, entre las personas jóvenes la incertidumbre y el estrés son los estados emocionales más frecuentes: más de siete cada diez jóvenes mencionó alguno de los dos estados como el que más lo acompañó en el año. A su vez se destaca que la incertidumbre y el estrés están menos presentes a medida que aumenta el tramo etario.

En cuanto a la situación personal, cuatro de cada diez personas encuestadas informaron que su situación personal este año no fue ni buena ni mala. Sin embargo, son más las personas que consideran que su situación fue buena o muy buena (33,8%) en comparación con quienes manifiestan que fue mala o muy mala (26,1%).

Frente a la pregunta acerca de cómo creen que será su situación en 2021, cuatro de cada diez personas encuestadas contestan que este año será igual al 2020 y tres de cada diez opina que será un mejor año. Una menor proporción es pesimista respecto al 2021 y cree que su situación personal será peor que el año anterior.

Satisfacción sexual durante la pandemia

Durante el 2020, las personas encuestadas que declaran estar insatisfechas o muy insatisfechas con su vida sexual son minoría. El 35,1% indica estar satisfecho/a con su vida sexual, un 34,3% ni satisfecho/a ni insatisfecho/a y en tercer lugar un 16,3% manifiesta estar muy satisfecho/a.

Observando las respuestas según el género, los varones son quienes expresan en mayor proporción estar satisfechos o muy satisfechos con su vida sexual (casi 6 de cada 10 respecto a casi 5 de cada 10 mujeres). Por su parte, en las mujeres la respuesta más frecuente ante esta pregunta es “ni satisfecha ni insatisfecha” (41,2% respecto a 26,1% en varones).

Las personas jóvenes de entre 18 y 34 años (51.1%) son quienes se manifiestan en mayor proporción como satisfechas con su vida sexual durante la pandemia.

Por otra parte, siete de cada diez personas encuestadas manifiesta que su vida sexual no ha variado como consecuencia de la pandemia. Entre quienes advierten que sí cambió, el efecto de la pandemia ha sido principalmente negativo sobre la vida sexual, sin verse demasiadas diferencias por género.

Por último, más de seis de cada diez personas declara haber mantenido su frecuencia de relaciones sexuales durante el año de pandemia. De las que no mantuvieron la misma frecuencia, se observa que el 21,1% la disminuyó y el 7,5% la aumentó. Un 14,5% prefirió no responder.

 

Deja un comentario