¡LAS BARBAS EN REMOJO! ….. y los ojos bien abiertos!

Escribe: Javier Bonilla.

Chile, USA, Ecuador y ahora Colombia, bajo el ataque callejero del Neomarxismo internacional. Perú esperando evitar lo que sería una trágica victoria del candidato presidencial del genocida «Sendero Luminoso». Alerta en el continente, que exige una acción firme e inequívoca a la mayoría de los gobiernos de TODOS los países.

La secuencia, ya MUY obvia, es provocar un estallido social por un motivo, inicialmente más o menos legítimo (sea el aumento de combustibles en Ecuador, el proyecto de IRPF -mucho menor y menos abarcativo que el nuestro- o el incremento del transporte urbano en Chile), tras lo cual, aún derogándose la medida cuestionada, los disturbios continúan, hasta provocar los primeros mártires y tornarse incontrolables, cobertura internacional y maniqueísmo mediante. Sí pueden amplificar un problema racial o pseudo indigenista (como el tragicómico absurdo «mapuche» en Chile o en una Argentina agonizante).

El paso siguiente es, o bien incidir de forma absolutamente antiética en los siguientes actos electorales (con desembozada ayuda mediática, como confesó la CNN, admitiendo mentir para ayudar a Biden), o arrancar dudosas «conquistas» jurídicas. Tal es el caso chileno, hacia el suicidio -luego de un destrozo criminal de predios e infraestructuras- en una inconducente Asamblea Constituyente, destinada a dictar normas demagógicas y ajenas a las Cartas Magnas.

Apoyando estos desmanes están, por el sur Bolivia -aún en su loca caza de brujas entre los ex integrantes del gobierno Agnes- la impresentable e irresponsable Argentina (aquejada de su eterno cáncer peronista) y los Piratas del Caribe. El híper corrupto castro-chavismo -sandinismo es el titiritero implacable, más cruel aún, debido a la conciencia de que su derribo está próximo. Así, extranjeros armados, monitoreando, financiando -desde el hambre de sus respectivos pueblos- o transmitiendo subversivas instrucciones han sido sorprendidos en todos los países citados, USA incluidos.

Del mismo modo, mientras soportamos las arengas de los tiranos caribeños (que deberían ser derribados a como de lugar, aprendida la lección de la idiotez kennediana en Playa Girón….) y la prensa colombiana revela cómo la crisis chilena fue fraguada precisamente desde ese país y no en el Cono Sur, los autodenominados «intelectuales», apoyan o justifican estos desaguisados en las tres Américas…

Peor aún… Zurdos jueces y fiscales prevaricadores colaboran, desde el Trópico a los Andes, de la Amazonia a la Patagonia, del Atlántico al Pacífico, con este clima sedicioso.

Desde los jueces colombianos, más «sensibles» a los excesos represivos que a la probada, artera e histórica criminalidad de quienes los provocan, hasta nuestros magistrados, incapaces siquiera de una pericia balística con el arma imprecisa de entonces, que demuestre, 50 años después, que el aún detenido soldado Vidal no disparó a la espalda de un tupamaro fugitivo tras la orden del teniente, sino a las piernas, elevándose la ráfaga por inercia.

Aún hay peores. Aquellos fraudulentos jueces que no se resignan a que la ecuación política haya cambiado en algún país y socavan toda acción oficial, abusando de su poder una y otra vez. Es el caso del Supremo Tribunal Federal brasileño. Este órgano (que, contrariando a su nombre, no exige alta sapiencia jurídica, sino haber tenido votos suficientes para ser designado) ya no se satisface con haber liberado al sapo barbudo multi ladrón, o de exigir a Bolsonaro la tal renta básica universal. Ahora se entromete en la vida privada de la gente, expulsando a una alumna brillante de la Universidad paulista por haber llegado allí rindiendo exámenes libres, lo que para esta corte de payasos es un peligroso summum de individualismo.

¡Es una guerra, señores!

Infelizmente, la transición rusa no se dio con guillotinas para los ex KGB y servicios de inteligencia militares, por lo cual, décadas atrás, junto a la dictadura cubana y los partidos zurdos de la región empezaron a inventar foros y foritos para que la nueva Urss fuera aquí. ¡No se han rendido, ni mucho menos!

Tampoco los ilusos gobiernos de centro que han sucedido a los desastres dejados por la izquierda latina se han enterado (o querido enterar) de qué va la cosa, e insisten en manos blandas, y en mimar a los voceros zurdos subsidiados en la cultura, la prensa o el «Derecho», incluso en medio de la crisis sanitaria, mimando con partidas a cronistas de cuarta, artistuchos, etc.

¡Las cuerdas con las que serán ahorcados!

¡Abran los ojos! Las crisis en Chile y Colombia y la tensa espera por la derrota del Neo senderista Castillo en Perú, así como los disturbios en Paraguay, azuzados no sólo por ineptitudes oficialistas, sino por las aspiraciones de Lugo de la mano explícita de China, y la existencia de terrorismo inspirado por las Farc, deben mostrarnos más que una luz amarilla.

La excepcionalidad uruguaya es un verso estúpido….

Es posible que acá, nuestra hasta ahora guerrita soft, con tamborileadas, juntadas, firmazos y marchitas provocadoras, si hay oscuros vientos regionales a favor, degenere en algo peor. La Policía sigue infiltrada, luego de haberlo sido durante 15 años, pese a los buenos intentos ministeriales, que los hay. La prensa, la educación, la Justicia y la cultura, ni hablemos. En tal contexto, no es imposible que en algunos meses, si continúa vigente la idiotez latinoamericana y latinoamericanista, haya que poner severos límites. ¿Podremos??

Deja un comentario