Lacalle Pou será el próximo Presidente.

Con el 100% de los circuitos escrutados en todo el país, la Corte Electoral publicó a la 1:45 de la madrugada de este lunes los siguientes resultados: 1.168.019 votos para la fórmula Lacalle Pou-Beatriz Argimón, y 1.139.353 para la fórmula Daniel Martinez- Graciela Villar.

Esto se expresa en 48.7% para Lacalle Pou y 47.5% para Martínez.

La diferencia es de 28.666 votos, cuando los votos observados son 35.229.

Por esta razón la Corte Electoral recién proclamará al presidente electo el jueves o viernes de la semana entrante, cuando termine el escrutinio final, con los votos observados incluidos.

De todas formas, la experiencia indica que los votos observados se comportarán de forma muy parecida al resto de los votos emitidos y válidos, manteniendo así la ventaja para Lacalle Pou.

En este sentido, la consultora Equipos anunció en Subrayado los resultados finales con base en el 100% de los circuitos relevados ya escrutados.

Así las cosas, Lacalle Pou obtiene el 48.4% de los votos y Martínez 47.4%.

Atendiendo el resultado y los votos observados, no hay dudas el próximo presidente es Luis Lacalle Pou.

Para que se pudiera cambiar el resultado y  dar vuelta la elección en los 35229 votos observados, la fórmula Martinez-Villar  debería  lograr del total de los observados que son 35229, sacar para si  31948 votos (el 90%) y con ello estarían logrando la victoria por un voto de diferencia, algo sumamente improbable.

LO QUE DIJO MARTINEZ DE PORQUÉ NO ACEPTÓ LA DERROTA.

Daniel Martinez salió este lunes a responder las críticas que recibió de la oposición por no reconocer el triunfo ajustado de Luis  Lacalle Pou, que se definirá en los próximos días cuando se cuenten los votos observados, según coinciden analistas y expertos con base en la previsible distribución de estos votos.

“Siempre respetamos la voz del pueblo. Lo correcto es esperar los resultados de la Corte Electoral”, escribió el candidato del Frente Amplio este lunes en Twitter.

“Sea cual sea va a existir un diálogo con Luis Lacalle Pou, así lo exige nuestra rica tradición democrática. Cuando se confirme que él es electo voy a ir personalmente a saludarlo”, anunció Martínez.

Según como y quien lo mire se puede determinar esta actitud de Martinez como egoísta o cautelosa. El tiempo pondrá las cosas en su sitio, en este caso el tiempo son solo días.

DE CADA 100 VOTOS ANULADOS, 98 SIEMPRE ESTÁN BIEN ANULADOS.

El presidente de la Corte Electoral, José Arocena expresó que “la corte no puede dar suposiciones tiene que contar votos”.

Comentó que el resultado “en los balotajes ha sido inédito. En, elecciones anteriores que no existían el balotaje, ha habido resultados más reñidos”.

Expresó que ” va a ser un escrutinio un poco más largo porque va a haber muchos recursos sobre los votos anulados”. Asimismo explicó que “de 100 votos anulados, 98 están bien anulados”.

Explicó que “todos me decían de la tranquilidad con el que el pueblo uruguayo tomaba la incertidumbre y no tuvo ningún tipo de efecto negativo”.

EN LOS ÚLTIMOS 50 AÑOS SOLO DOS ELECCIONES FUERON MAS DISPUTADAS QUE EL BALOTAJE DE ESTE DOMINGO.

Se trata de los triunfos de Juan María Bordaberry en 1971 y Julio María Sanguinetti en 1994.

En 1971 Uruguay tenía la primera elección desde la reforma constitucional que estableció el voto obligatorio.

En un país convulsionado, el Presidente Jorge Pacheco Areco impulsó una reforma simultánea con las elecciones que le permitiera la reelección, pero fracasó.

El Partido Colorado postulaba como alternativa a Juan María Bordaberry. En el Partido Nacional, bajo el amparo de la ley de lemas, compitieron dos candidatos: Wilson Ferreira Aldunate y Oscar Aguerrondo.

El Frente Amplio, creado en febrero de ese año por los partidos de izquierda y dirigentes escindidos de los partidos tradicionales, postuló a Líber Seregni.

El resultado fue el triunfo de Bordaberry con los 681.624 votos que acumuló su partido. El Partido Nacional quedó a sólo 12.802 votos de los colorados. La diferencia fue de 0,77 %.

Hubo denuncias de fraude que habría perjudicado a Wilson. El escrutinio duró varias semanas y se afirmó que la dictadura de Brasil había ayudado a cambiar los resultados.

Menos traumática pero aún más reñida fue la elección del Presidente en el año 1994.

Colorados, blancos y frenteamplistas estuvieron cerca de un triple empate.

Hasta avanzada la noche, Julio María Sanguinetti, Alberto Volonté y Tabaré Vázquez estuvieron disputando la Presidencia en la última elección que se hizo en Uruguay, antes del sistema de balotaje.

Finalmente, el Partido Colorado se impuso y Sanguinetti fue Presidente por segunda vez.

Lo hizo con 23.044 votos más que el Partido Nacional, y 35.202 votos más que el Frente Amplio.

A partir de ahí, las diferencias siempre fueron claras. En 1999, con apoyo del Partido Nacional, el colorado Jorge Batlle logró imponerse a Tabaré Vázquez en el balotaje con una diferencia de 176.659 votos. Fueron más de 8 puntos de diferencia.

Cinco años después, en el 2004, el Frente Amplio obtuvo la única victoria en primera vuelta desde que se cambió el sistema electoral en Uruguay.

Tabaré Vázquez se impuso con el 50,45 % de los votos. Derrotó por 360.000 votos al nacionalista Jorge Larrañaga, y por casi 900.000 votos al colorado Guillermo Stirling.

En el año 2009 el Frente Amplio obtuvo su primer triunfo en un balotaje. José Mujica con el 54,63 % se impuso a Luis Alberto Lacalle en segunda vuelta.

La diferencia fue de más de 200.000 votos, pese a que los colorados liderados por Pedro Bordaberry apoyaron a Lacalle.

En el año 2014 el Frente Amplio volvió a ganar el balotaje, esta vez liderados por Tabaré Vázquez. En la segunda vuelta obtuvo el 56,62 %, con 270.000 votos más que Luis Lacalle Pou que también había sido respaldado por el Partido Colorado.

 

 

 

 

Deja un comentario