La rebaja del arancel externo común enfrenta a Bolsonaro y Fernández. Uruguay no se ha pronunciado.

En la próxima cumbre de jefes de Estado del Mercosur y estados asociados, que tendrá lugar el jueves próximo en la ciudad brasileña de Bento Gonçalves en el estado de Río Grande del Sur, los presidentes de los países que son miembros plenos del bloque regional (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) podrían consensuar una baja sustancial del arancel externo común, una propuesta del brasileño Jair Bolsonaro y que el presidente electo de Argentina Alberto Fernández rechaza.

El canciller argentino Jorge Faurie informó este jueves en Buenos Aires que se formó un grupo de trabajo sobre el tema a principios de año y que los cuatro países coinciden en que el arancel externo común es alto, que le quita competitividad a las cuatro economías y que hay que trabajar sobre eso”.

Faurie aclaró que no es un decreto, sino una decisión por consenso de los cuatro países y que durante la cumbre el grupo de trabajo va a presentar los lineamientos, hasta dónde hubo acuerdo y la hoja de trabajo a seguir a partir del diagnóstico y alternativas.

En Argentina, la eventual baja del arancel externo común que protege a los productos locales de los que provienen del Exterior (a los que se les fija un arancel válido para todo el mercado común) sería un nuevo motivo de controversia con el gobierno entrante de Alberto Fernández, quien propone priorizar la industria nacional.

Desde el Gobierno argentino afirman que un texto consensuado en la reunión del Mercosur evitaría que Bolsonaro avance solo con la baja de los aranceles para los productos brasileños, y con eso destruiría el principal acuerdo entre los socios del sur del continente.

Deja un comentario