La Justicia hizo justicia.

La justicia rechazó las apelaciones presentadas por el Ministerio de Salud Pública (MSP), el  Fondo Nacional de Recursos, (FNR) y el Banco de Previsión Social, (BPS),  en el caso de Facundo, un niño de cinco años que padece la enfermedad de Hurler.

Según explicó el abogado Juan Ceretta, tras la desestimación del tribunal el resultado es definitivo y Facundo recibirá el medicamento el tiempo que lo necesite.

Facundo comenzó el tratamiento en Paysandú y según explicó Ceretta tiene una muy buena tolerancia al medicamento.

Ceretta resaltó “la valentía y la ética de los médicos de BPS que cuando están convencidos de que una medicación es buena la recetan”. En muchos casos los médicos acompañan a los pacientes a los juzgados para explicar a los jueces que el medicamento que se reclama es la “alternativa terapéutica correcta para el paciente” concluyó.

Deja un comentario