La Intendencia atiende a alrededor de 900 personas en sus comedores.

El Intendente Departamental Mario Díaz encabezó este 11 de mayo una recorrida por los comedores desde donde la Intendencia brinda alimentos diariamente a unas 900 personas. Ante la emergencia sanitaria vinculada al avance del coronavirus, atendiendo fundamentalmente el impacto socioeconómico, la Intendencia dispuso el reforzamiento del servicio que brindan estos comedores, extendiendo su operativa a los fines de semana.

Actividad habitual

En esta nueva recorrida el Intendente estuvo acompañado por el secretario general de la Intendencia, Federico Álvarez Petraglia y por la directora de Desarrollo Humano y Social, Olga Rodriguez.

Olga Rodríguez informó que esta recorrida se inscribió en una “actividad habitual”, que consiste en la realización regular de visitas a los distintos dispositivos periféricos que funcionan bajo la órbita de la Dirección de Desarrollo Humano y Social, así como de otras dependencias de la Intendencia.

En esta oportunidad la actividad se centró en los diferentes comedores que administra la Intendencia, comenzando en el Nº101, que funciona en el predio de Ancap, para continuar luego en el Nº52 (Uruguay casi Zelmar Michelini) y finalmente en el que funciona en el Centro de Capacitación Profesional (Cecap).

“El objetivo fue ver cómo están trabajando; ratificar la tarea de los funcionarios, acompañarlos, recibir inquietudes y conocer de primera mano cómo está dándose el manejo de los insumos: los productos que proporciona INDA y los que vienen directamente de la Administración”, explicó Rodríguez.

 

Agregó que los funcionarios informaron que “están trabajando bien” y han sobrellevado satisfactoriamente el requerimiento de desempeñarse los fines de semana, a partir de la decisión del Gobierno Departamental de reforzar el servicio para dar un apoyo extra a la población ante los efectos económicos de la pandemia.

“Los funcionarios están muy conformes ; están trabajando bien, entusiasmados y motivados”, aseguró la jerarca y destacó que todos los comedores “están en buenas condiciones de higiene y de seguridad”, dado que son debidamente dotados de los recursos necesarios para el normal desarrollo de su función.

“El resultado final también es muy bueno”, subrayó refiriéndose a la calidad del producto que se ofrece a los usuarios.

Tanto a través de los servicios que reciben aporte del INDA como a través del comedor estudiantil, en este momento la Intendencia brinda diariamente alimentos a unas 900 personas, quienes retiran el menú en viandas para de esta forma evitar aglomeraciones.

Desde el Comedor Nº101 se distribuyen las viandas hacia los comedores periféricos ubicados en los barrios Curupí, Chaplin, Suroeste y Vista Hermosa.

Deja un comentario