Cabe recordar que la cuestionada empresa trabajará en conjunto con el Correo Argentino en lo que hace al escrutinio provisorio, el cual se desarrollará a partir de la transmisión de los datos correspondientes a cada telegrama. Estos serán enviados desde los propios establecimientos educativos en los que se proceda a emitir el sufragio.

En este sentido, los técnicos advirtieron que los componentes del software que se emplea a la hora de convertir el formato de los telegramas para que puedan ser transmitidos desde las escuelas, tienen al menos 46 vulnerabilidades. Estas podrían ser potencialmente explotadas para causar el daño de la integridad del escrutinio provisorio.

De hecho, quienes fueron contratados por el propio Estado admitieron que el scanner que se utiliza produce un archivo del tipo TIFF, sin embargo los operadores de carga reciben una versión en PDF. Esto significa que la imagen que obtendrán los denominados “data entry” ubicados en los centro de cómputos es distinta de la que proviene de las escuelas.

Sin embargo, el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, minimizó las constantes denuncias y polémicas que recibió Smartmatic. Además, en los simulacros que se llevaron a cabo se produjeron algunos inconvenientes que no fueron aclarados del todo ni a los apoderado de los partidos opositores ni a la prensa.

Es necesario resaltar que la compañía contratada por el Correo Argentino ya presentó inconvenientes serios en Asia (Filipinas), Europa (Italia y Bélgica), y Latinoamérica (Venezuela y El Salvador). Los problemas variaron desde la asignación de votos preferenciales hasta la manipulación de los datos de participación efectiva.