La diputada Roselló pone en discusión el tema de la jornada laboral de 6 horas.

María Eugenia Roselló, diputada electa por el Partido Colorado, quien  integrará la próxima Comisión de Legislación Laboral de la Cámara de Representantes, anunció que desde allí impulsará la reducción de la carga horaria laboral.

Si bien no asegura que la reducción sería a seis horas por día, la diputada confirmó a La Diaria que le «interesa muchísimo» trabajar el tema y que pondrá sobre la mesa los proyectos para que la iniciativa se lleve a cabo.

Montevideo Portal se comunicó con la diputada para conocer más de su propuesta y Roselló recordó que en Uruguay algunos rubros ya cuentan con una jornada reducida de trabajo por logro de los sindicatos correspondientes.

Para llevarlo a todo el ámbito nacional, manifestó que no tiene una propuesta formal aún, sino que es un tema que trabaja hace «bastantes años».

«Vengo del ámbito sindical, fui dos veces secretaria de la Asociación de Funcionarios del Fondo de Solidaridad, trabajé ocho horas durante doce años. Vengo de ese ámbito, conozco bien cómo es el tema, no es que yo nunca trabajé y vengo a decir ahora que no hay que trabajar ocho horas. Vengo de las ocho horas y justamente sé las consecuencias que trae», manifestó la diputada.

«Más hoy en día por cómo están conformadas las familias, donde ambos padres trabajan», añadió.

Roselló manifestó que «cada vez tenemos menos calidad» en la compañía de los hijos por la carga horaria laboral. «Llegamos cada vez más cansados, estamos cada vez más certificados por problemas lumbares, de cervicales, problemas de estrés que suponen tener varios días de ausentismo. Esto no favorece a la productividad de las empresas y afecta al trabajo del resto de los compañeros, porque cuando falta un compañero el resto asume el trabajo de él y es una cadena».

La diputada manifestó que en países «de primer mundo» ya hay propuestas de este estilo y en algunos casos ya se practican. Además destacó que en Uruguay, en algunos rubros como la construcción, la bebida y la metalurgia, ya hubo procesos de reducción horaria. «Se ha aplicado en ámbitos donde se supone que más de seis horas da problemas al trabajador», manifestó.

LA OPINIÓN DEL PIT CNT.

Montevideo Portal también consultó al presidente del PIT CNT, Fernando Pereira, quien reconoció la propuesta de la diputada Roselló, que tiene puntos «interesantísimos».

«Hay bastantes estudios en el mundo que indican que seis horas de trabajo son en las que uno más se concentra, en las que está mejor», dijo y añadió que favorecería las tareas por fuera del trabajo, como las no remuneradas a nivel doméstico.

Pereira manifestó que, en la búsqueda de igualar el trabajo doméstico de varones y mujeres, la reducción de la jornada laboral va en la «lógica de construir niveles de igualdad social».

Pereira consideró que «la revolución científica-tecnológica» puso sobre la mesa procesos de trabajo que generan mayor productividad a las empresas. «Más allá o más acá en el tiempo, eso va a llevar a la reducción de la jornada laboral».

«Yo aspiro a que sea a través de la negociación colectiva y por rama de actividad, porque es verdad que la reducción de ocho a seis horas suena bien, pero no es aplicable a la totalidad de los sectores», dijo, aunque agregó: «Si una diputada presenta un proyecto de estos, el movimiento sindical está dispuesto a ayudar».

QUE SUCEDE EN EL MUNDO EN TORNO A ESTE TEMA?

A nivel internacional, las horas de trabajo tienden a ser más extensas en el sur y en el este de Asia, mientras que las jornadas más cortas están en Europa, especialmente en países como Bélgica, Francia, Alemania y los Países Bajos.

Ahora bien, el límite legal de trabajo (excluyendo el tiempo extra), en la mayor parte de las economías avanzadas es de 40 horas semanales, mientras que en los países en vías de desarrollo es de 48.

En América Latina hay límites semanales de 48 horas en países como Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, México, Nicaragua, Panamá, Perú y Uruguay.

Mientras que en el rango que va de 40 a 47 horas están Chile, Brasil, Cuba, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras y Ecuador.

Sin embargo, más allá de la ley, hay países donde lo que establecen las normas se aleja de la realidad, especialmente en aquellas economías menos desarrolladas donde la mayor parte de la población tiene empleos informales que no siguen ninguna regulación.

Y también está el otro extremo, como es el caso de Dinamarca, donde el límite semanal es de 48 horas (incluyendo las horas extra), pero en realidad, la mayor parte de los contratos y los acuerdos colectivos fijan una semana de 37 horas para jornadas laborales completas.

Sin dudas un tema con muchas aristas. Tengamos presente que en nuestro País, en parte por bajos salarios y en parte por los altos costos de los productos que integran la canasta básica, muchos uruguayos han optado, en forma obligada, por el multiempleo, entonces en muchos casos ya no se habla de jornadas de 8 horas de trabajo, sino de jornadas de 12 o más horas de labor.

 

Deja un comentario