Irán envía petróleo a Venezuela…desafiando a Donald Trump.

El primer carguero de Irán con gasolina para el régimen de Nicolás Maduro tiene previsto arribar a puerto mañana domingo, y se adentra en estas mismas horas en el Caribe, desafiando las repetidas advertencias del gobierno de Estados Unidos, cuyo presidente estudia una respuesta. El régimen chavista ya ha dicho que su Armada y su Fuerza Aérea escoltarán a los cinco cargueros que irán llegando en los próximos días a las costas venezolanas.

Este sábado el carguero Fortune, de bandera iraní, se adentra en el Caribe tras haber cruzado el Atlántico. Le siguen atrás otros cuatro buques cargados con gasolina y también de bandera iraní: ForestPetuniaFaxon y Clavel. Todos cruzaron recientemente el estrecho de Gibraltar tras entrar en el Mediterráneo por el Canal de Suez. El gobierno de EE.UU. acusa a Maduro de estar pagando esa gasolina —1,5 millones de barriles— con nueve toneladas de oro de las reservas nacionales de los venezolanos.

Según dijo este viernes la portavoz de la diplomacia estadounidense, Morgan Ortagus, «a cambio de la ayuda de Irán, la organización criminal que dirige Maduro saqueó nueve toneladas de oro y las envió a Teherán. Los venezolanos merecen elecciones presidenciales libres y justas que conduzcan a la democracia y la recuperación económica, no los caros acuerdos de Maduro con otro estado paria».

EE.UU. ha sometido tanto a Irán como al régimen de Maduro a duras sanciones, y ha decretado un embargo casi completo del petróleo venezolano. Por su parte, Venezuela ha perdido la capacidad de refinar su propio crudo, y depende ahora de Irán para poder adquirir gasolina y gasóleo, necesarios ambos no sólo para el transporte sino también para los generadores de electricidad de residencias y, sobre todo, hospitales.

Envío de gasolina en duda

El alcalde metropolitano de Caracas exiliado en Madrid, Antonio Ledezma, señaló que los buques iraníes pueden traer material para montar una base terrorista en Venezuela.

Se refirió a la denuncia del comisionado de Seguridad, designado por la Asamblea Nacional, Iván Simonovis, quien puso bajo sospecha el envío de gasolina. A su juicio, más bien se trataría de material para instalar un centro de operaciones iraní en el Cabo San Román, en el extremo norte de la península de Paraguaná, estado Falcón. En un vídeo, Simonovis señaló que la también compañía iraní sancionada Mahan Air ha realizado 17 vuelos a Venezuela. La mayoría terminaron en Paraguaná con la excusa de hacer reparaciones en la refinería, pero no es así. «Lo que está haciendo es crear un centro de operaciones en el Cabo San Román», denunció.

Destacó que Mahan Air está bajo el radar de las investigaciones desde hace 10 años por ser un apéndice operativo de los Guardianes de la Revolución.

El presidente interino, Juan Guaidó, señaló que el supuesto cargamento de combustible de los buques iraníes «solo alcanzan para cubrir diez días la demanda del país». Según Guaidó, Maduro usa los barcos para hacer propaganda sobre una «supuesta amenaza a los buques iraníes». Al traerlos, solo demuestra que no hay capacidad de producción en el país, porque «destruyeron la industria petrolera», advirtió.

Guaidó también puso en sospecha el cargamento: «¿Quién garantiza que hay crudo en los tanqueros? ¿Con qué se pagó ese crudo? Nosotros presumimos que se ha pagado con el oro de sangre», apuntó.

Deja un comentario