Este fin de semana miles de cuentas estuvieron desactivadas en el BROU, error humano dicen algunos de los integrantes del sindicato.

 

 

Un error humano llevó a que miles de cuentas del BROU estuvieran desactivadas por unas horas el pasado sábado. Desde el sindicato, la llamada ala oficialista,  critican el accionar de algunos compañeros de su sector que “en vez de llevar tranquilidad, sobredimensionan y llevan más dudas”.

Gonzalo Pérez, presidente del Consejo del Sector Financiero Oficial, manifestó  que el episodio no tuvo que ver con el cambio de software que se realizó hace un año.

Criticó, asimismo, a sectores del propio sindicato que, desde su punto de vista, manejan mal este tipo de temas a nivel comunicacional.

El dirigente sindical hizo referencia a que desde el Estado no se están procesando adecuadamente los cambios tecnológicos en referencia a la educación, tanto a los usuarios como a los empleados bancarios.

Al respecto dijo que la inclusión financiera no ha sido bien promocionada.

La situación en la interna de AEBU cambió cuando en la última elección de autoridades, Lorena Lavecchia, izquierda independiente; fue elegida presidenta del sector banca oficial. Esto llevó a que en ese sector se tenga una visión critica que difiere ampliamente de quienes integran sectores afines al PIT CNT. Lavecchia ha manifestado en más de una oportunidad que la central sindical no los representa, «Nosotros no nos sentimos representados por este PIT-CNT. Realmente, creemos que le falta democracia. Quedó claramente demostrado con lo que pasó en el acto del 1° de mayo. Se intenta que no se vea que hay distintas posiciones… Decir ‘ahora tengo mayoría entonces acallo la voz de las minorías’. Más allá de las diferencias que haya, estamos hablando de un congreso que se saldó 55 a 45, es casi la mitad del movimiento sindical. Hay una falta de independencia política por parte del PIT-CNT que quedó clarísima a partir del último congreso. El bloque que se intenta formar con el gobierno salta a la vista. No se paran frente al gobierno como se pararían frente a otros. Se aplauden cosas que a otros no se les aplaudía. Permiten cosas que a otros no le hubieran permitido. 

Lo mismo pasa en AEBU, el sindicato está prácticamente partido. Por un lado, banca privada con una línea y, por otro, banca oficial prácticamente con la línea contraria en muchos sentidos», esto lo manifestó Lavecchia hace poco tiempo en entrevista realizada. Además a manifestado sus dudas ante los negocios que se han realizado entre el BROU y empresas vinculadas al hijo del presidente Vázquez, Javier Vázquez Delgado.

«Las empresas del hijo del presidente de la República (Javier Vázquez) se mueven dentro de la órbita de lo privado, entonces no hay conjunción de intereses. Pero, en realidad, hay mucha gente interesada. Claro, es muy difícil porque es un tema ético. Una no tiene los papeles que dicen que ‘forma parte de’. Hay muchas maneras de beneficiarse y beneficiar a determinadas personas sin que estén las pruebas. Lo que nosotros pudimos obtener fue el vínculo de Javier Vázquez con determinadas empresas que casualmente están contratadas directamente por el Banco República. Pero las contrataciones directas están permitidas, están dentro del Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera del Estado (Tocaf). En realidad, lo que uno puede mostrar es que le genera dudas, sin embargo, ilegal no es. Porque el hijo del presidente de la República se mueve dentro del ámbito de lo privado. ¿Qué es lo que se puede probar? ¿Que él ya sabía que iba a haber una inclusión financiera obligatoria en Uruguay porque papá se lo dijo en un asado? Yo supongo que lo sabía. Pero, ¿puedo probarlo? No. 

Lo que pretendemos es decir ‘esto es lo que está pasando con las empresas públicas para que se empiece a pensar que los uruguayos no llegan a fin de mes pero el BROU puede contratar a privados y pagarles 110 millones de dólares sin que le tiemble el pulso. Uno va al Banco a pedir un crédito y por poco le piden el análisis de orina. Pero si es una empresa privada se la contrata directamente y capaz que ni siquiera se le pido los antecedentes, como la empresa Axiona. ¿Qué hace Axiona trabajando dentro del BROU? Uno no sabe si es que no le piden las referencias o es al contrario. Pero esta consultora extranjera se llevó de dos empresas estatales 11 millones de dólares. Pero ahí pasa lo mismo, nosotros no podemos decir Axiona lava dinero. Lo que sí puedo decir es que una de las maneras de lavar dinero es tener distintas sociedades anónimas en diferentes países con los mismos integrantes. Eso sí lo puedo decir. También, que me llama la atención que tengamos contratada una empresa privada conformada por argentinos que hace consultoría y que tiene otras sociedades anónimas en Argentina que hacen lo mismo y tienen los mismos integrantes».

Lavecchia también a demostrado su disconformidad con la aplicación de la Ley de Inclusión Financiera o ley de bancarización como se le llama popularmente, » AEBU está dividido. Hay un apoyo a la inclusión financiera como algo absolutamente positivo en la línea con lo que expresa el gobierno, si bien también se habla de cómo se precariza el trabajo y cómo se pueden perder fuentes de trabajo por este motivo. Lo cierto es que haciendo un análisis más profundo está mal desde el origen. Que la propuesta la apoye el Banco Mundial -cuestionado por dar préstamos a genocidas y por atentar contra la ecología mundial- y que diga que la inclusión financiera es para luchar contra la pobreza… No hay que ser universitario ni economista, es joda. Porque tener una cuenta en el banco no te hace rico, dependerá de cuanta plata tengas y eso no lo soluciona la inclusión.

Explicame cómo me enriquezco yo y cómo se consigue el objetivo para el que fue creado que es eliminar la pobreza. Contame por qué soy menos pobre. Para mí realmente no resiste el menor análisis. Seguramente en otro momento histórico, si no fuera por parte de este gobierno, el movimiento sindical estaría de punta con esto, al igual que con lo de UPM o con la ley de riego o el decreto 401. Un gobierno que no sea el Frente Amplio, jamás hubiera podido hacer esto. Entonces, ¿a quién beneficia el gobierno?».

Lorena Lavecchia

Deja un comentario