Era previsible, lamentablemente en algún momento iba a suceder y sucedió…

Era previsible que en algún momento se iba a dar una situación de este tipo. La ciudadanía está harta de la inseguridad. Ante la ineficacia de quienes deben de brindar protección a los ciudadanos honestos, era de esperar que surgiera un hecho del tipo que vamos a narrar. Ocurrió el pasado 12 de octubre, en horas de la noche, cuando uno de los jóvenes, de 29 años, estudiante de Economía, circulaba en su vehículo por el barrio Jacinto Vera. Fue en ese momento que se cruzó con el hombre de 33 años, adicto a la pasta base, quien fue sindicado por el robo de varios bienes, a los vecinos del edificio donde vivía.

Primero fueron golpes de puño contra el ladrón, quien quiso escapar del ataque, escondiéndose en el estacionamiento de un vehículo de la calle Lafinur. Una vez que lo encontraron, los jóvenes con una cuchilla y un hacha comenzaron a pegarle hasta la muerte, propinándole 17 puñaladas.

Un testigo de los hechos, fue quien relató ante Fiscalía que el ahora fallecido gritaba que devolvería las pertenencias robadas, pero los jóvenes, aún así, no desistieron de las agresiones, diciéndole “te vamos a matar”.

Luego los atacantes regresaron a sus viviendas, incluso uno de ellos, lavó la remera que tenía manchada con sangre y el cuchillo que había usado para el  asesinato.

La Policía llegó hasta el lugar de los hechos, donde había abundante sangrado en el piso, producto de las heridas. Una emergencia que se hizo presente, constató el fallecimiento del hombre.

Cabe agregar que el fallecido, ya había sido imputado por la Justicia, por el delito de receptación, cuando se le comprobó que tenía objetos robados de los jóvenes. De igual modo, decidieron hacer justicia por mano propia.

Ahora, y luego de haber sido formalizados por el fiscal de Homicidios,  Juan Gómez, ambos, se encuentran en prisión por el delito de homicidio. Sin dudas que no es la forma, pero todo tiene un limite. Ojalá que esto no se tome como un ejemplo a seguir, pero ojalá también de una vez por todas actué la Policía y la Justicia para frenar la inseguridad.

Deja un comentario