En Madrid se están terminando las bolsas para cadáveres.

La Comunidad de Madrid está agotando sus materiales para realizar con seguridad el traslado de muertos por Covid-19. Así lo han confirmado  fuentes de la Consejería de Sanidad tras analizar la situación de la llamada «sanidad mortuoria» a raíz de esta crisis. El Ministerio de Sanidad, desde que se decretó el estado de alarma, envió una serie de instrucciones para manipular los cadáveres con coronavirus que incluyen varias medidas para evitar poner en riego a los trabajadores sanitarios y de servicios funerarios. La principal de esas medidas consiste en utilizar sudarios estancos, que aíslen al virus mientras se manipula el cadáver y se entierra o incinera.

Según estas fuentes, hay unos pocos hospitales en la región que sí tienen esas bolsas especiales, que son unos sudarios más gruesos de lo habitual, pero hay otros muchos centros que no tienen o ya se están quedando sin ellas.

Además, los centros sociosanitarios, con contadísimas excepciones, no tienen tampoco estas bolsas. Las funerarias, en general, o no tienen o se les está terminando el stock. Y «las empresas distribuidoras de sudarios que podrían reponer el material también están terminando con sus existencias», según las mismas fuentes.

A principios ya de esta semana, varios empleados de funerarias con los que contactó este periódico explicaron que se estaban quedando sin las bolsas, y la información de este mismo viernes de la Comunidad lo confirma.

Las mismas fuentes explicaron que «la falta de bolsas ya supone un riesgo a corto plazo» si no se soluciona antes, para lo que se está barajando la posibilidad de pedir ayuda a la UME. Ya anunció la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, que se está planteando pedir ayuda a los militares para trasladar cadáveres, pero en este caso de las bolsas lo que se está considerando es pedirles suministros para poder envolver a los muertos con seguridad.

CERCA DEL COLAPSO EN ALCALÁ

Además de los problemas de salud que puede tener para trabajadores y familiares el hecho de no poder tratar adecuadamente a los fallecidos, hay otros problemas a la vista, aunque algo menos acuciantes. En primer lugar, el hospital de Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, donde estas fuentes explicaron que hay «graves dificultades» para que las funerarias puedan retirar cadáveres, además de la falta de bolsas estancas.

Finalmente, estas fuentes explicaron que la demanda en cementerios y crematorios está siendo superior a su capacidad, especialmente en el caso de los crematorios. Eso provocó que la empresa semipública funeraria de Madrid haya empezado a cremar durante las 24,  al igual que el resto de las funerarias. Esto de momento es sostenible, explican estas fuentes, pero al ritmo actual hay que estar vigilantes porque ya se han producido retrasos puntuales en algunos servicios.

Deja un comentario