En el cadáver de Kobe Bryant se encontró la llamada cocaína de los pobres, el tema es porqué.

El pasado 26 de enero el mundo se paró durante unos instantes al conocerse que Kobe Bryant había fallecido en un accidente de helicóptero. La leyenda de Los Angeles Lakers se trasladaba en la aeronave desde su domicilio hasta la Mamba Sports Academy junto a su hija Gianna Maria y otras siete personas, incluido el piloto.

Todos perdieron la vida en el siniestro, que tuvo lugar en Calabasas (California), y que ha desencadenado una batalla legal por parte de los familiares de las víctimas y la compañía propietaria del helicóptero. Las investigaciones continúan su curso, mientras que cada una de las partes lanza sus diferentes teorías sobre lo que sucedió aquel fatídico domingo de enero.

La falta de visibilidad por la espesa niebla fue el detonante, según se ha avanzado, pero la duda es por qué se permitió volar bajo esas circunstancias. Causas del accidente a un lado, el foco se ha colocado ahora en las autopsias de los nueve fallecidos en el terrible siniestro. Fue la pasada semana cuando se dieron a conocer los resultados y varios datos llamaron la atención.

Los nueve ocupantes de la aeronave fallecieron a causa de un trauma profundo, ya que sufrieron heridas fatales inmediatas en cuanto se estrellaron. Uno de los resultados más esperados era el de la autopsia del piloto Ara Zobayan. Pese a que algunos habían lanzado teorías que dejaban en mal lugar su imagen, se ha confirmado que en su cuerpo no había ningún rastro de alcohol o drogas.

El otro detalle llamativo tiene que ver con la autopsia del propio Kobe Bryant. En el sistema del exjugador de baloncesto sí que se hallaron restos de un medicamento llamado metilfenidato. Este suele ser destinado para tratar a personas con trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), así como para la narcolepsia.

¿Qué es el metilfenidato?

 Consultados  diferentes fuentes sanitarias (farmacéutica, enfermera y médica) para conocer más de cerca esta sustancia y acercarnos así a cuál podría ser la realidad de Kobe Bryant para su consumo. El metilfenidato es conocido también por estar bajo la investigación de los organismos contra el dopaje en el deporte. De hecho, hace tan solo unos meses fue muy comentado su uso por consumirlo Simone Biles.

El grupo de hackers ruso APT28, conocido como Fancy Bears, reveló que la gimnasta estadounidense Simone Biles ingirió metilfenidato. Ella misma explicó que desde que era una niña sufre TDAH y que por eso toma este medicamento en cuestión, de ahí que nunca se le haya acusado de dopaje por los organismos correspondientes, ya que la campeona olímpica dispone de una exención por uso terapéutico.

Desde Rusia se denunció esta «licencia para doparse». El metilfenidato es un psicoestimulante que aumenta el rendimiento cognitivo y físico. Es decir, ha quedado comprobado que mejora la resistencia, aumentando tanto la concentración de los deportistas que la injieren como en la reducción de la fatiga. Este uso queda descartado en la actualidad para Kobe al haberse retirado ya.

Todavía es una incógnita por qué la leyenda de los Lakers lo tomaba, pero existen varios escenarios posibles respeto a su consumo. Este metilfenidato suelen indicarlo para niños de entre 6 y 18 años con TDAH, este uso más allá de la mayoría de edad, en casos muy atípicos, se puede dar en adultos a los que prescriban continuar bajo este tratamiento.

En lo que sí coinciden todos es en el poder de adicción del metilfenidato. De hecho, en Estados Unidos se le conoce como la «cocaína de los pobres». Puede prescribirse a adultos en paliativos o con problemas de salud mental.

El carácter común de estos últimos es que suelen ser personas que no tienen una elevada edad, a las que los opiáceos les están llegando a producir somnolencia y también a aquellos que presentan un cuadro de depresión, los cuales no mejoran con el consumo de corticoides.

El gran problema que presenta es que aunque puede paliar estos cuadros de depresión o de otros casos relativos a la salud mental, también desarrolla en los pacientes que lo consumen un proceso de adicción. Es en Estados Unidos donde se han visibilizado más casos de adultos jóvenes de clases más deprimidas enganchados al metilfenidato.

Además, como cualquier tipo de anfetamina produce efectos secundarios varios como taquicardias, ansiedad, infartos y otras alteraciones en el sistema nervioso central. ¿Por qué lo tomaba Kobe Bryant? Esto es uno de los misterios del caso de su muerte que quedan aún por resolver.

Deja un comentario