DirecTV se va de Venezuela y Maduro expropió los bienes y encarceló a sus directivos.

El Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) detuvo el viernes a tres directivos de la compañía de televisión por cable DirecTV Venezuela. Se trata de una de las consecuencias de la repentina marcha de la empresa -subsidiaria de la multinacional AT&T- del país el pasado 19 de mayo. Los ejecutivos, Carlos Villamizar, Rodolfo Carrano y Héctor Rivero, están recluidos en la cárcel de El Helicoide.

Dos días después, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela emitió una sentencia en la cual ordenó la expropiación de los bienes y activos de la compañía, prohibió la salida de Venezuela a sus directivos y dispuso la intervención de sus cuentas y bienes. Los tres ejecutivos quedaron atrapados entre dos paredones: la marcha de la multinacional, por la cual no pudieron responder, y el enojo de el Gobierno, perjudicado políticamente ante la imposibilidad de difundir sus contenidos televisivos en un momento tan extremo de la crisis del país, puesto que DirecTV ocupaba el 45% de los servicios de cableoperadoras en Venezuela y tenía una alta penetración popular.

“La verdad es que AT&T tomó una decisión descarnada y lanzó a los tiburones a esos ejecutivos al decidir marcharse de un día para otro. La compañía ha podido organizar un plan para salir de Venezuela resguardando la integridad de sus trabajadores”, comenta Miguel Sogbi, consultor de comunicación que desarrolló proyectos con la Junta Directiva de DirecTV Venezuela.

Al corriente de las consecuencias potenciales de aquella salida, los ejecutivos venezolanos se presentaron hace días en la sede del Tribunal Supremo de Justicia y de la Fiscalía General de la República con el objeto de aclarar su situación legal y ofrecerse a colaborar. Sin respuestas formales por un tiempo, el día de ayer fue emitida una orden de captura y los directivos se entregaron. La Fiscalía los acusa de haber actuado presionado por los Estados Unidos, pero las autoridades venezolanas no han emitido ninguna declaración oficial sobre el caso y aún no se han presentado cargos.

En una declaración ofrecida a los medios, Carlos Villamizar, ejecutivo afectado, declaró: “Me encuentro muy sorprendido por las medidas que se tomaron en mi contra. Ni yo ni mi compañeros que fueron aprehendidos somos responsables la suspensión del servicio ocurrido el pasado 19 mayo. Soy solo un desempleado más, un afectado más”,

Jesús Loreto, abogado de los gerentes, afirmó: “La Fiscalía acusa a estas personas de haber actuado por presión de los Estados Unidos, a pesar de no mostrar las pruebas. Ese mismo día, nos presentamos ante la Sala Constitucional, donde se interpuso un recurso de amparo y tanto Rivero como Carrano se adhirieron y dejaron claro que ellos no participaron en el cierre de Directv Venezuela, no sabían nada de lo ejecutado por AT&T y aportaron información útil para la investigación.”

Deja un comentario