De nuevas coaliciones y batallas dudosas..

Como no quiero decir “lo advertí”, aunque algunos no  entiendan, disparo ahora este fuego amigo. Justamente, a la coalición, siguiendo el napoléonico principio de no interrumpir al enemigo cuando éste se equivoque, no le dirá la izquierda qué evitar…..! Y tengamos presente, para la mejor ilustración de los confederados, que un camello, definía Perón, era un caballo pergeñado por una comisión.

Si queremos echar al FA, evitemos ciertas idioteces, como atenuar ineludibles cambios propuestos días antes, en aras de ahorrar roces y enfrentamientos inevitables. Estos, igual se darán. No hay otra. En su hábil guerra cultural, la izquierda entiende ciertos gestos de apaciguamiento como rendición. El Chile hoy destrozado y sin rumbo es un triste ejemplo….
Si, tras las elecciones, ya asqueaba la doble conducta del ignoto y desprestigiado Daniel Peña respecto al criterioso apoyo del Partido de la Gente a Lacalle (nos cansamos de advertir que el vice de Novick debería haber sido un referente como Robert Parrado o Remo Di Leonardi y no este coso….!); luego se prenderían más alertas rojas…
Efectivamente, nos preguntaríamos qué diablos tomaron Grumpy (Talvi) y Mefistófeles (Mieres) creyéndose triunfadores e imponiendo condiciones imbéciles, sometidos -de entrada- al patoterismo ultra en la enseñanza, pretendiendo en lo penal que no existan delincuentes irrecuperables, y lejos de respetar, inclusive, a sus propios electores, mayoritariamente prorreforma.
¡No se dan cuenta, siquiera -más, tras las votaciones carcelarias argentinas- que malhechores y familias apoyan la izquierda populista que tanto los mima? No los votarán a ustedes en las municipales, ¡señores!!!
Entendería los matices sobre Guardias Nacionales, allanamientos nocturnos, o exigir establecer mínimos de droga  y antecedentes para imponer largas penas. Inclusive, buscar adecuar mejor el ordenamiento jurídico global al imprescindible endurecimiento legal que pide el momento. ¿Oponerse por supuestos «principios» a  cadenas perpetuas revisables, o a cortar salidas transitorias a  reincidentes por delitos como narcotráfico, homicidio, lesiones y secuestro?  ¿Pretender regenerar violadores contumaces? ¿Qué quieren, Grumpy y Mefistófeles? ¿A qué juegan? Ambos, son perdedores. Prefirieron asustar viejitas con Bolsonaro (¿Talvi  canciller…?) Novick o Manini, que  manejar  bien  sus internas…
Si se equivocó feo Novick, galardonando a un  Peña que no aporta votos sino problemas, sobre  gente destacada y olvidando él candidatearse a diputado, ¡qué no diremos de Grumpy Talvi! ¿O cree que «ganó» sacando a Robert Silva de su foco educativo, evitando ofrecer automáticamente la vicepresidencia a Sanguinetti, corriendo a Bordaberry, a Fundapro  y  desgastándose contra un Manini al que hoy debe tratar? No! La mala votación lo dice. Y no  captó más indecisos centro izquierdistas.  Ya se los había atraído en las internas al PI, ¡gran perdedor! Mientras, Mefístófeles Mieres, inventaba la cárcel de las fórmulas paritarias (que Grumpy  esquivó….) elevada al ridículo por la iletrada Villar, con Martínez …ma non troppo…
Mefistófeles, relegó  figuras de consenso y trayectoria política, como Heber Gatto o Conrado Ramos, por un glamour de Cessna Set: comunicadores que tampoco  trajeron muchos votos. Resultado: entre sus niños cantores legislativos, sólo gorjea (con aires a lo Plácido Domingo) Iván Posadas.
E imponen condiciones!!!!!  Evitan simplificar los Consejos Desconcentrados en la educación como quería Lacalle!! Sí! Al parecer, estos seguirán iguales! Tras interceder Grumpy y Mefistófeles, los docentes -esos que prometen incendiar praderas «contra el liberalismo – conservan el voto! De tratar de cuestionar carísimos elefantes blancos como Inefop o la hiper ideologizada, decadente y casi descontrolada Udelar, nada….! Examen de ingreso, combate al estudiante crónico, ni mencionarlo!
También aducen defender la «agenda de Derechos». No creo que el matrimonio homosexual corra peligro, ni que nadie salga a perseguir minorías. Sería demasiado complicado y  sin beneficio alguno. Dejar de enseñar la inmunda y anti científica ideología de género, es otra cosa, o que por ejemplo, la mujer pudiente, socia del Británico, Summun, Americano o Blue Cross, si, supuestamente, se legalizó el aborto para evitar la clandestinidad a las pobres, definitivamente pague por su hoy tontamente gratuito procedimiento, también.
Acepto también, matices respecto a hidrocarburos. Algunos, oportunos, como aclarar – ¿alguien lo hizo?- que, para importar combustibles debemos ampliar notoriamente capacidades logísticas, silos, etc., o, que por  problemas estratégicos debamos conservar una refinadora (mejor que la obsoleta y cara comprada por Sendic). Ahora, descartar el tema, ¿cuando Ancap, muy probablemente nos traerá más problemas?? Señores, puede ser más barato que media Ancap cobre sus sueldos en su casa, sin pisarla!!! Bastante trabajo nos darán las Alur, hornos tirados, juicios y otros disparates…
Debemos evitar que gane, milímétricamente y trayendo “vivos” del exterior, la izquierda. Como sus promesas, su  campaña es  asquerosa, demagógica y tragicómica. Entonces, claramente,  no  pasteuricemos o endulcemos innecesariamente la propuesta opositora adulando a los patoteros culturosos (y nada de Ministerios de Cultura!!), o a los manipuladores habituales.
¡Ojo! Tampoco quiero agarrármela exclusivamente con Grumpy Talvi y Mefistófeles (Peña, no es un personaje que siquiera merezca autor…).  No creo que insistan en sus bobadas por maldad, sino tras perder, mediante goleada exponencial, la guerra cultural. ¡La verdadera!
Siguen mandando en muchas cabecitas  los Villa Biarritz Boys, hijos del Hippie y la Hippa… De poco sirve ganar elecciones si otros siguen manejando  valores, agendas e iniciativas. ¡Y si en los primeros 120 días no hacemos lo que debemos! El papelón argentino, la vergüenza de los niños bien chilenos destruyendo su país, la Bolivia fraudulenta y otros  escenarios son  espejos a evitar. ¡A ultranza!
Como no quiero decir “lo advertí”, aunque algunos no  entiendan, disparo ahora este fuego amigo. Justamente, a la coalición, siguiendo el napoléonico principio de no interrumpir al enemigo cuando éste se equivoque, no le dirá la izquierda qué evitar…..! Y tengamos presente, para la mejor ilustración de los confederados, que un camello, definía Perón, era un caballo pergeñado por una comisión.
Que los votantes colorados, busquen la honradez y  austeridad de Berreta  o de Gestido, la firmeza de  Pacheco Areco y la visión prospectiva de algunos Batlle. A los del PI, no se si nombrarles a Zorrilla, a Dardo Regules o Frugoni. Mefistófeles, hoy, es socialdemócrata; mañana socialcristiano…
Precisamos estadistas de enorme valentía, dureza y  aguante. ¡Sólo líderes de gran calibre y coraje toman decisiones difíciles! ¡Inevitables!

Escribe, JAVIER BONILLA.

Deja un comentario