Conmoción en España, fallan los test de coronavirus que vendió una empresa china.

La Embajada de China en España asegura que los kits de test rápidos que compró España para diagnosticar con más rapidez los casos de Covid-19  fueron comprados a una empresa sin licencia. Estos test no funcionan bien, esto lo había adelantado el diario El País, de Madrid,   al presentar una sensibilidad del 30% cuando esta debería ser superior al 80%. Podrían dar falsos negativos, lo que provocaría que no se detectara a personas contagiadas. Los expertos piden seguir realizando las pruebas PCR, más lentas pero más seguras.

“La Embajada española no ha participado en el proceso de compra del Ministerio de Sanidad. Carecemos de expertos médicos en la Embajada española para poder asesorar esa compra”, ha asegurado el agregado de Prensa, Javier Rubio.

El coordinador de Emergencias del Ministerio de Sanidad español, Fernando Simón, ha confirmado este jueves la información durante su comparecencia diaria. Ha asegurado que España está haciendo a diario entre 15.000 y 20.000 test de PCR y ha reconocido que las pruebas rápidas tenían que aliviar a los laboratorios de microbiología, que están al límite de su capacidad. España se había propuesto seguir la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y extender las pruebas cada vez a más capas de población. “Son una esperanza importante”, ha señalado Simón respecto a las pruebas rápidas.

Según Simón, los test defectuosos son en torno a 9.000, fueron validados en el Instituto de Salud Carlos III y en hospitales de la Comunidad de Madrid y se comprobó que los datos que constaban en los certificados de calidad “con marcado CE” no eran reales. “Esto ha obligado a devolver los lotes”, ha señalado. “Nos van a proveer de otros test rápidos y además se han conseguido otros proveedores, no solo de antígenos, también test serológicos”, ha añadido. De su comparecencia se deduce que de los 640.000 tests anunciados por Sanidad en realidad solo habían llegado esos 9.000. Este diario preguntó el miércoles al ministerio cuánto ha pagado por este envío y cuántos kits están ya en España. Aún no ha recibido respuesta.

El Ministerio de Sanidad asegura que no compró los test rápidos de coronavirus defectuosos directamente a China sino a través de un proveedor nacional, del que no ha facilitado el nombre.

EL GOBIERNO CHINO ASEGURA QUE EL MINISTERIO DE SANIDAD ESPAÑOL LE COMPRÓ A UNA EMPRESA SIN LICENCIA.

El coordinador de Emergencias, Fernando Simón, ha mencionado durante su comparecencia diaria que se trata de 9000 pruebas  frente a las 640.000 que el ministerio manifestó el domingo que había comprado  y estaban empezando a distribuir. De ello se deduce que en realidad solo habían llegado esas 9.000 del total anunciado.

Los test rápidos de antígeno de la empresa Bioeasyno funcionan bien al presentar una sensibilidad muy baja,  del 30%, cuando esta debería ser superior al 80%. De empezar a emplearse con sanitarios o con personas en residencias de ancianos, la población con la que se iba a empezar a hacer el cribado para saber cuántos infectados hay realmente, daría muchos falsos negativos, lo que provocaría que no se detectara a personas contagiadas. Varios laboratorios de microbiología compararon los resultados de estos test con las pruebas PCR, que emplean una tecnología molecular y son más lentas pero más seguras, y no coincidían: muchos positivos por PCR aparecían como negativos con estos kits. Por eso los expertos recomendaron no usarlos. La Embajada de China en España ha asegurado este jueves en su cuenta oficial de Twitter que los kits de test rápidos fueron comprados a una empresa sin licencia. El Ministerio de Comercio de China ofreció al Ministerio de Sanidad “una lista de recomendaciones de proveedores clasificados” entre los que no se encontraba la compañía Bioeasy, asegura la Embajada de China, que añade que la empresa todavía no tiene “licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos”. Horas después la empresa Bioeasy hizo llegar al Gobierno una carta, que este distribuyó a los medios de comunicación, en la que asegura que cumple con todos los requisitos para exportar a la Unión Europea y se ofrece a volver a enviar los test “para asegurar la sensibilidad y especificidad y ayudar a España a luchar contra la Covid-19”. Esta compañía asegura que trabaja solo con el mercado internacional y que ha exportado a Corea del Sur 337.000 tests y que también ha enviado sus pruebas diagnósticas a Italia, Georgia y Bulgaria. Afirma asimismo que ha sido de las primeras en dar respuesta a la epidemia y fabricar test de antígenos (los comprados por España) y de anticuerpos. Más allá de la polémica donde se compraron los test y si hubo intermediario, lo cierto es que el Ministerio de Sanidad ha confirmado que no sirven. Al analizarlos, sus características no se corresponden con las especificaciones, según ha dictaminado el Instituto de Salud Carlos III.

Fuente El País-Madrid.

Deja un comentario