América Latina a pesar de haber visto lo que ocurría en Asia, Europa y Estados Unidos con el coronavirus no tomó las previsiones necesarias.

América Latina ha visto cómo la pandemia del coronavirus se propagaba por todo el mundo.  Como ventaja, vio cómo evolucionaba la enfermedad y su gestión en Asia, Europa o Estados Unidos, pero con el paso de los días se está comprobando que no ha sido suficiente para prepararse adecuadamente. La mayoría de países de la región, especialmente los dos gigantes, Brasil y México, se movilizan contrarreloj para intentar comprar respiradores o material de protección para los sanitarios, cuyas denuncias comienzan a multiplicarse y evidencian las carencias de unos sistemas de salud ya de por sí frágiles. La alta demanda a la que se enfrentan todos los países y la escasez de recursos económicos, en algunos casos, ponen en entredicho la capacidad de respuesta al pico de la pandemia, que se prevé en las próximas semanas.

Brasil afronta también un notable déficit de análisis -solo ha hecho 63.000 test, de los que 13.000 han dado positivo—, de equipamientos de protección porque necesita importarlos y las dificultades inherentes a un país de 210 millones de habitantes en un territorio vastísimo en el que el Estado ni siquiera en circunstancias normales llega a todos los rincones. El estado de Amazonas ha advertido de que sus UCIs están al borde del colapso y en las favelas de Río se han producido un puñado de fallecidos.

Las escuelas llevan tres semanas cerradas en São Paulo, el comercio y los museos también, pero la inmensa red de metro sigue abierta, los restaurantes sirven comida para llevar y quien ha querido ha podido irse este puente en coche a las ciudades costeras. El gobernador paulista, João Doria, ha advertido de que este fin de semana de Pascua es un test. Si sus conciudadanos no se toman la amenaza en serio y se confinan, habrá multas o incluso cárcel. El equipo de Doria estima que, con un aislamiento estricto, los muertos en el estado pueden ser 110.000; sin ninguna medida, llegarían a 270.000.

 El presidente, Jair Bolsonaro, no deja de insistir en que la ciudadanía quiere retomar el trabajo en la calle mientras los gobernadores intentan, con mayor o menor empeño, que la ciudadanía siga las recomendaciones de la OMS y el Ministerio de Salud para que la estructura sanitaria se prepare para el pico de la enfermedad. Tampoco existe unanimidad aquí sobre la conveniencia o no de utilizar la polémica cloroquina, que Bolsonaro defiende con entusiasmo desde el principio de la crisis. El mandatario ha anunciado que este fin de semana llegará de India un cargamento de materia prima para producir hidroxicloroquina localmente.

En México, la segunda economía de la región, el panorama no es nada halagüeño, a punto de encarar la fase más compleja. El presidente. Andrés López Obrador, ha tratado de transmitir una sensación de tranquilidad,  cuando no minimizar, el impacto de la pandemia. El Gobierno, hasta esta semana, ha evitado aplicar medidas de confinamiento estrictas a la población para tratar de mitigar los daños económicos. Sobre el papel, ha avanzado en la paralización de la actividad económica del país; en la práctica, no está resultando sencillo contenter en su casa a millones de personas: más de la mitad del país vive al día.

 Pocos días después de que el portavoz del Gobierno para el combate a la pandemia, Hugo López-Gatell, defendiese que las pruebas no eran tan relevantes para evitar la propagación del virus, la Administración dio marcha atrás, ante la presión de los gobernadores y los institutos médicos, y aprobó la distribución de 300.000 pruebas, casi cinco veces más de lo que se había estimado en un principio durante la fase 2. El país norteamericano ha adquirido los test en Europa, básicamente Alemania; China y Estados Unidos. Del gigante asiático en una semana han llegado dos aviones cargados de toneladas de material médico para los sanitarios. Los profesionales del sistema de salud público mexicano han protestado en los últimos días por las carencias a las que se enfrentan, tanto de preparación como de falta de material, que ha hecho que se produzcan varios brotes en distintos centros sanitarios del país entre los profesionales que han tratado a algún contagiado de covid-19.La falta de equipamiento ha quedado desnudada también  cuando López Obrador, en una llamada con su homólogo estadounidense, pidió a Donald Trump que Estados Unidos vendiese 10.000 respiradores y 10.000 monitores, a lo que, en un principio ha accedido.

En el Cono Sur,Ecuador se ha convertido en el epicentro de la crisis en América Latina,  en la medida en que el Estado ha quedado desbordado ante la incapacidad de retirar cadáveres de los domicilios, especialmente en la ciudad de Guayaquil. El colapso que ha sufrido el país sudamericano es el mayor miedo de toda la región. Argentina, uno de los países que más rápido adoptó medidas drásticas – este fin de semana cumple 20 días de confinamiento obligatorio, con fronteras cerradas y la actividad económica en hibernación-, confía en que la cuarentena y el fortalecimiento de la estructura sanitaria ayude a mitigar el golpe. El Gobierno tomó a principios de marzo el control de la única fábrica argentina de equipos de respiración asistida y tiene el monopolio de las compras de test, todos importados. El sistema sanitario sumó además 15.000 profesionales de la salud, entre residentes que deberán quedarse en sus puestos, egresados de medicina y voluntarios. Para evitar desbordes sociales, el Gobierno repartió dinero extra en las poblaciones periféricas de la ciudad de Buenos Aires, donde se concentran los mayores focos de pobreza.

Las alarmas saltaron pronto también en Venezuela, donde la destrucción del sistema sanitario desde hace años complica aún más un posible escenario de propagación del virus. Nicolás Maduro prohibió la entrada y salida de vuelos al país y ordenó el uso de mascarillas a toda la población, así como recurrió a la ayuda de China. Ayuda, es una de las palabras que más se repiten, en el caso de América Latina también es económica. Colombia, conscientes del impacto de la crisis, ha solicitado al FMI la renovación de una línea de crédito de 11.000 millones de dólares. El país decretó el 25 de marzo una cuarentena obligatoria que se prolongará al menos hasta finales de abril, al tiempo que, como Argentina, cerró las fronteras y paralizó el tráfico aéreo.

Deja un comentario