23 muertos en 24 horas, se registraron en Argentina por el coronavirus.

Con las 15 nuevas muertes reportadas por el Ministerio de Salud este jueves a la mañana, Argentina registró el récord diario de fallecidos por coronavirus. Hasta aquí la cifra más alta había sido 14. Si además se suman los 8 casos fatales que se dieron a conocer en la noche del miércoles, son 23 en las últimas 24 horas. Es decir, casi una muerte por hora. ¿Qué nos quiere decir este pico en la curva de fallecidos? ¿Da alguna señal sobre el eventual pico contagios en el país? ¿Puede influir en que se de marcha atrás con la flexibilización de la cuarentena?

El infectólogo Fernando Polack, que es parte del comité de expertos que consulta el Gobierno, asegura que aún no. «El número de muertos es tan chico en Argentina que no se pueden sacar conclusiones sobre cantidad de infectados futuros. Sí llega la mortalidad a parecerse a la de Italia (el primer epicentro de la pandemia en Europa), podría haber conclusiones más acertadas», detalla a Clarín. El mundo se preparaba este jueves para superar el umbral de 300.000 decesos por Covid-19. En nuestro país, según el último informe del Ministerio de Salud de la Nación, la tasa de letalidad por coronavirus es del 5%. Esto marca la relación entre la cantidad de muertes acumuladas desde el inicio de la pandemia (344) y el total 6.879 casos positivos confirmados por laboratorio.

Si no se puede «prever» cuánto influye este récord de muertos en el país respecto al pico que llegaría a fines de mayo o junio, ¿qué es lo que dice? ¿Quiénes son esos fallecidos de las últimas 24 horas? ¿Tienen que ver con los brotes de contagio en barrios vulnerables o en geriátricos?

«La mayoría de las muertes es en pacientes procedentes de los geriátricos. Por ahora, la mortalidad en las villas es muy baja. Alto número de casos, pero muy baja letalidad», explicó Fernando Quiros, ministro de Salud porteño, ante la consulta de Clarín.

Casi el 57% de los últimos 23 fallecidos informados por el Ministerio de Salud tenían residencia en la Ciudad: se trata de 7 hombres y 6 mujeres. A excepción de un caso (un hombre de 40 años), eran todos pacientes de riesgo por edad: tenían entre 66 y 105 años. A su vez, en el último parte oficial de la Ciudad (emitido el miércoles), sólo una de las muertes fue de un paciente residente en un barrio vulnerable.

En Provincia aún no hay precisiones de dónde proveían los 9 casos fatales reportados en las últimas 24 horas. ¿Cuáles es la situación en los geriátricos? Según un relevamiento de la Dirección de Registro y Fiscalización Sanitaria, desde que comenzó la pandemia hasta este miércoles hubo 44 positivos y 10 muertos en geriátricos. El caso de «El Amanecer», en el partido de San Martín, fue el más afectado, con 5 adultos mayores fallecidos. Ninguno en las últimas 24 horas.

La única muerte reportada fuera del área metropolitana fue de una paciente de 57 años, residente en la provincia de Chaco, que fue informada en el parte del miércoles a la noche.

Javier Farina, infectólogo de la Sociedad argentina de infectología (SADI) hace una aproximación. No desde lo forense sino desde la infectología.

«No cabe duda de que la curva de fallecidos es siempre una curva mucho más fidedigna que una curva de contagios. Ya que las personas contagiadas dependen mucho de la definición de caso utilizada, mientras que los fallecidos es un número inamovible. Este incremento de muertes en el país que hubo no es algo que agrade ver, pero quizás es un número lógico del momento del brote en el que estamos: tenemos más de 6 mil contagiados, con lo cual, este pequeño salto es un salto ‘esperable’. No es lo mismo tener 23 fallecidos hoy que haberlos tenido un mes atrás. Y tampoco es lo mismo tener 50 fallecidos hoy que tenerlos dentro de dos meses», subraya Farina.

Polack y Farina coinciden en la importancia de seguir este pico de fallecidos para saber si es fue un número puntual de estas 24 horas o si se repite. Es decir, si se trata de una tendencia.

«Uno no se puede manejar sólo con lo que pasa en un día. Los días anteriores teníamos menos de 10 fallecidos por día, a veces, bastante menos. Si es una tendencia, sí es preocupante. Si es un número aislado, debe tomarse como tal», sigue Farina.

Ahí entra en juego saber si este pico de fallecidos influye o no en la flexibilización de la cuarentena, que está en la fase 4 para algunas jurisdicciones o en la fase 3 en el área metropolitana. «No, influye en nada. Estos muertos son anteriores a los permisos que se dan o empezarán a dar en estos días. No hay que olvidar que con muertos y positivos, siempre hablamos de algo que se desató, mínimo, desde hace 7 días para atrás», explica el infectólogo Eduardo López, otro de los expertos que forman parte de la mesa chica de asesores del presidente Alberto Fernández.

La epidemióloga Ángela Gentile, jefa del departamento de epidemiología del hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, aporta un «combo» de indicadores que podrían darnos una mejor aproximación al eventual brote, con los datos que se conocen hoy.

¿Hay un número que podría considerarse «esperado» de cantidad de casos y cantidad de muertos?

«Tenemos que ver cómo se duplican los casos cada tantos días (la tendencia). El otro indicador es el número reproductivo básico (RO): por cada caso, cuántos se infectan. Son indicadores. Más que el numerito, es ver cada cuánto se duplican los casos, el RO y los indicadores indirectos de ocupación de camas de terapia, ocupación de camas de clínicas por neumonías por Covid-19 y consultas por infecciones respiratorias. Son todos indicadores epidemiológicos que van marcando juntos con otros cómo se va dando el ritmo y la frecuencia de la situación de pandemia», engloba.

Fuente Clarín.

 

Deja un comentario